XeH99apJNtw5UgDq11kEnjoyUHc

En este artículo hablaremos de esas cintas o vendajes, muchas veces de colores chillones, que en bastantes ocasiones podemos ver en deportistas de élite y cada vez más en nuestros entornos más cercanos. Este tratamiento se llama kinesiotape o vendaje neuromuscular.

El tratamiento del kinesiotaping es un método originario de Asia, para ser más concretos de Corea y Japón. Los doctores Kenzo Kase y Murai lo desarrollaron en los años setenta. Tomaron la piel como referencia y le dieron mucha importancia a que el paciente pudiera seguir con un movimiento normal. A España esta técnica no llegó hasta los inicios de los dos mil y no se ha empezado a utilizar de un modo habitual hasta hace poco.

La técnica consiste en colocar estas vendas en el cuerpo de tal modo que tanto el movimiento, el aporte sanguíneo y el linfático se puedan desarrollar correctamente.

El tratamiento tiene diversas acciones; exteroceptiva, neurorrefleja, biomecánica, circulatoria y analgésica. Dependiendo de las necesidades de cada individuo se pueden utilizar técnicas aisladas o combinarlas entre sí.

El vendaje neuromuscular se pega desde una postura en el que el músculo esté estirado. Por poner un ejemplo; si quisiéramos usar la técnica en los cuádriceps curvaríamos la rodilla y colocaríamos la venda sin estirarlo. Gracias a la elasticidad del vendaje, cuando el cuádriceps vuelve a su posición inicial, la piel sube levemente creando unos plegamientos cutáneos que acrecientan el espacio celular subcutáneo, allí se encuentran los capilares, incrementando así la irrigación sanguínea en la franja donde vayamos a aplicar el vendaje neuromuscular.

A nivel neurológico lo podemos utilizar para facilitar o parar el cometido habitual de un músculo y así alinear o ayudar a una articulación, disminuir el dolor y/o para facilitar un feedback propioceptivo.  

¿En qué ayuda?:

  • Mejora la circulación:
    • Esto sucede debido al aumento de espacio subcutáneo antes mencionado. Ayuda a optimizar esa función.
  • Analgésia localizada:
    • Los receptores sensoriales reciben menos presión, por lo que la sensación de dolor disminuye.
  • Mejoría de la acción muscular:
    • Si nuestros receptores están más relajados harán que nuestra respuesta neuromecánica, esos mismos receptores transmitirán mejor con los músculos que realizan esa función mecánica. Asimismo, mejora el movimiento, ya que disminuye la adhesión de las fascias musculares.
  • Agiliza el restablecimiento habitual en las lesiones musculares.
    • Se crea una acción local drenando más rápidamente, entonces se desarrolla efectos antiinflamatorios.

Si queréis obtener los buenos resultados que aporta el kinesiotaping podéis llevar a cabo esta técnica en Monalisa Terrassa en Passeig del Vapor Gran local 4G Plaza nova, 08221 Terrassa, Barcelona