En Monalisa Terrassa te hablamos de la reflexología podal, cuyo origen de Egipto, tribus de Estados Unidos y de la antigua china.

En Egipto se hallaron papiros, datados del año 2000 ac, reflejando la aplicación de masajes en la planta del pie y manos. Los egipcios descubrieron que existía un punto reflejo en la planta de los pies, que al estimular, les producía una sensación de alivio.

Los indios Cherokee masajeaban los pies como si fuera una ceremonia sagrada, ya que los pies eran el contacto con la Madre Tierra por lo tanto formaban parte de la energía que fluye en ella.

El médico Estado Unidense William Fitzgerald observó que en determinados puntos de pies y manos provocaban efectos anestésicos en otras partes del cuerpo. Con este descubrimiento estableció que el cuerpo humano se halla atravesado, en sentido longitudinal por diez meridianos, cinco en cada mitad del cuerpo, sugiriendo que existe una relación directa entre las diferentes áreas y los distintos órganos del cuerpo. La masajista Eunice Ingham desarrolló posteriormente trazando áreas reflejas en el pie que se corresponden con todo el organismo, naciendo así la reflexología podal.

Por lo que podemos definir la reflexología podal como una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zona reflejo. A través de un masaje manual que se aplica presión en áreas reflejas de los pies que producen efectos específicos en otras partes del organismo.

La reflexología podal está considerada dentro de las terapias alternativas, aunque tiene unas raíces milenarias procedentes de la medicina tradicional china, en la actualidad cada vez es más utilizada por profesionales de terapias que trabajan sobre meridianos energéticos, o incluso de la medicina convencional.

A nivel físico, nuestros pies contienen terminaciones nerviosas que los conectan con distintas partes internas del cuerpo, pero en un sentido más espiritual o metafórico, son los responsables de proporcionarnos estabilidad, nos conducen por la vida y soportan nuestro peso diario. Por lo que ofrecerles a ellos algo de mimo y cuidado nunca está demás. En cualquier caso, creamos o no en los meridianos energéticos, recibir un masaje de reflexología podal proporciona quietud, tranquilidad, bienestar y una sensación muy placentera que a nadie sienta mal.

Revisemos, no obstante, los beneficios en la salud que son resaltados por numerosos profesionales y por cada vez más pacientes. Puede ayudar tanto a prevenir diferentes síntomas y dolencias como conseguir un equilibrio físico y mental:

  • Relajación física y mental
  • Alivio del estrés
  • Afloja contracturas
  • Mejora calidad del sueño
  • Activa sistema inmunológico
  • Eleva el nivel de vitalidad
  • Favorece mecanismos de depuración y eliminación de toxinas
  • Efecto antialgico (alivia el dolor)
  • Equilibra los distintos sistemas
  • Equilibra y restituye los niveles de energía

Aunque es una terapia natural y no es agresiva, tendremos que tener en cuenta estas contraindicaciones:

  • Procesos agudos de fiebre
  • Osteoporosis del pie o pierna
  • Enfermedades isquémicas del corazón
  • Embarazos con riesgos de aborto

Si quieres saber como poder perder peso a través de esta técnica, no dejes de ver el siguiente video:

Te dejamos el siguiente video al detalle sobre la Reflexología Podal.

https://youtu.be/nLpFAAOnmy8